Hijo mio te voy a echar un polvo que vas a follar

Así ocurrió, como en el titulo dice, la madre le echa un polvo a su hijo de infarto. La escena se representa así: la madre baja por la noche al salón en busca de un vaso de agua porque tiene mucha sed, y cuando se encuentra con su hijo con poca ropa y además borracho no se conforma con un vaso de agua para apagar el fuego que arde en su interior, sino que quiere una manguera bien grande con la que rociarse y quedarse bien a gusto… A todo esto, la hermana pequeña mira perpleja desde arriba de las escaleras como su hermano y su madre que tenía como ídolo se lo montan en la sala de estar.

Leave a Reply

*